Asignación de Colación

Escrito por Sergio Arriagada el . Publicado en Laboral

colacion 9ee07

Dentro de cualquier negociación que exista entre un trabajador y su empleador, está la obtención por parte del primero, de algún beneficio que incremente sus remuneraciones, y entre los más usados está el de la colación.

Es sabido entre los colegas que la entrega de este beneficio es no Imponible ni Tributable, siendo una práctica habitual hasta hace algunos años, que el incremento de las remuneraciones proviniese por esta vía, no viéndose afectado el monto pactado por los descuentos legales (cotizaciones e Impuesto Único a los Trabajadores) situación que se ha ido ajustando con el tiempo, dado que el Servicio de Impuestos Internos exige que las cantidades entregadas como exentas o ingreso no renta, se declaren por RUT en la Declaración Jurada 1887.

Otra forma de otorgar el beneficio, es la entrega "real" de la colación, ya sea a través de los vales de colación para que los trabajadores hagan uso de ellos fuera de la empresa, la suscripción de convenios con restaurantes por parte de las compañías, o el otorgamiento directo de este en las instalaciones de la empresa a través de casinos institucionales.

Ahora bien, muchas veces nos preguntamos si el otorgamiento de los beneficios no deberá afectarse con cotizaciones o Impuesto Único, situación que analizaremos en este apartado.

¿QUÉ ES LA COLACIÓN?

De acuerdo a lo señalado por la Real Academia Española de la lengua:

Colación.

(Del lat. collatĭo, -ōnis).

1. f. Acto de colar o conferir canónicamente un beneficio eclesiástico, o de conferir un grado de universidad.

2. f. Cotejo que se hace de una cosa con otra.

3. f. Territorio o parte de vecindario que pertenece a cada parroquia en particular.

4. f. Refacción que se acostumbra a tomar por la noche en los días de ayuno.

5. f. Refacción de dulces, pastas y a veces fiambres, con que se obsequia a un huésped o se celebra algún suceso.

6. f. Conferencia o conversación que tenían los antiguos monjes sobre cosas espirituales.

7. f. Porción de cascajo, dulces, frutas u otras cosas de comer, que se daba a los criados el día de Nochebuena.

8. f. Am. Golosina hecha de masa moldeada en diferentes formas y recubierta de azúcar.

Como se puede apreciar, la RAE establece una definición distinta a la que nosotros conocemos como colación.

Indagando en la normativa laboral y previsional, hemos concluido que la Dirección del Trabajo y la Superintendencia de Seguridad Social no han definido que se debe entender por este concepto.

Es así que para efectos de entenderlo bajo dicha prisma, hemos consultado con Robinson Zepeda Gómez Contador Auditor de la Universidad Católica del Norte, destacado especialista en temas Laborales según sus palabras para efectos laborales y previsionales, se debe entender por colación a las "sumas que pagan los empleadores a los trabajadores en virtud de un acuerdo individual o colectivo, que tiene como objeto indemnizar o compensar el gasto en que incurren los trabajadores por concepto de alimentación."

Por su parte, el Servicio de Impuestos Internos ha definido el concepto de Colación en el Oficio N° 1280 de 18.06.2007 como "el alimento que ingiere el trabajador durante el descanso otorgado en la jornada diaria de trabajo, es decir, aquel que se consume con el objeto de recuperar las energías gastadas durante la primera parte de la jornada laboral y que le permite afrontar lo que queda de la misma"

 

EFECTOS LABORALES Y PREVISIONALES DE LA COLACIÓN

El artículo 41 inciso segundo del Código del Trabajo señala de manera textual lo siguiente:

No constituyen remuneración las asignaciones de movilización, de pérdida de caja, de desgaste de herramientas y de colación....

Como se puede apreciar el cuerpo legal señala de manera expresa que este beneficio es un concepto que no se debe considerar como Remuneración, por tanto, no es imponible para efectos  previsionales de acuerdo a la relación que existe entre el artículo 14 del DL 3500 y el inciso segundo del artículo 41 transcrito.

La Dirección del Trabajo a través de diversos pronunciamientos ha señalado que aunque este beneficio sea considerado por ley como un ingreso que no constituye remuneración en la medida que "tengan un carácter compensatorio, esto es, sean de un monto razonable y prudente en relación a la finalidad para la cual se han establecido, de entregar al trabajador una suma equivalente al costo real del gasto que le implique alimentarse con motivo del desempeño del trabajo". (Dictámenes Ords. 1650/58, de 15.03.88, y 3160/115, de 28.04.87)

De la misma forma, la Superintendencia de Seguridad Social (SUCESO) ha establecido a través de los Dictámenes N°s. 2879, de 12.08.83, y 3554, de 03.10.83 que aun cuando la asignación de colación haya sido excluida del concepto legal de remuneración, adquirirá, sin embargo, tal carácter en la medida que las sumas otorgadas por esos conceptos excedan el gasto razonable de alimentación en que el trabajador deba incurrir con motivo del desempeño de sus labores correspondiendo al Inspector del Trabajo respectivo calificar esta circunstancia en cada caso en particular.

Como se puede apreciar ambas instituciones establecen como requisito esencial que el monto otorgado sea razonable y prudente, agregando La SUCESO que esa razonabilidad y prudencia la "calificará la respectiva institución de previsión, ante la cual se enteran las respectivas cotizaciones de los trabajadores. Para ello esta última debe considerar su monto en relación al valor que normalmente se paga a los trabajadores por el rubro resultante a ser cubierto por la respectiva prestación, el rango socioeconómico, jerarquía y nivel de las remuneraciones que se pagan a estos". Dictámenes Nºs. 9.757, de 13.09.95 y 7.408 de 08.05.97

En ese mismo sentido se ha manifestado La Dirección del Trabajo a través del Dictamen 0592/034 de 26.02.2002, al señalar que "la asignación de colación que se paga a los dependientes que no incurrirían en gasto de alimentación con ocasión de la jornada laboral no tendría un carácter compensatorio de dicho gasto, por lo que constituiría remuneración, de acuerdo a la definición legal, y por ello sería imponible"

Se colige de lo anterior, que para efectos de determinar si la asignación de colación es considerada o no como remuneración, se debe determinar es razonable y prudente, pudiendo incluso ser distinta dependiendo del nivel jerárquico del trabajador y suponiendo siempre que el beneficio es real y que es ocupado de dicha forma por los trabajadores.

No se encontró literatura en cuanto a lo laboral y previsional, que abordara el tema desde la perspectiva de la entrega real de la colación, a través de vales o de un casino al interior de la Empresa.

 

EFECTOS TRIBUTARIOS DE LA COLACIÓN

El artículo 17 N° 14 de la Ley de Impuesto a la Renta señala que:

Artículo 17.- No constituye renta:

14.- La alimentación, movilización o alojamiento proporcionado al empleado u obrero sólo en el interés del empleador o patrón, o la cantidad que se pague en dinero por esta misma causa, siempre que sea razonable a juicio del Director Regional.

Como se puede apreciar al igual que en materia previsional, tributariamente la norma es clara al señalar que la asignación de alimentación no debe tributar con el Impuesto único de Segunda Categoría.

Es así que el SII a través del Oficio Nº 2497, del 06.06.2001, la razonabilidad del monto se establece cumpliendo los siguientes requisitos copulativos:

a) Que el monto de la asignación sea uniforme para todos los trabajadores de la empresa;

b) Que su monto diga relación con el valor de un almuerzo corriente en plaza (colación). Sin embargo, en casos excepcionales su cuantía podrá ser superior en razón del nivel jerárquico del trabajador,  permitiéndose que el personal de un rango superior pueda gozar de una asignación de un monto mayor que el resto de los trabajadores de la empresa; y

c) Que la referida asignación corresponda a días o períodos efectivamente trabajados.

Si el monto otorgado excede de los parámetros establecidos, nos encontramos con una cantidad afecta al mencionado Impuesto Único de Segunda Categoría.

Como se puede apreciar, en este caso, la autoridad tributaria se refiere al monto entregado en dinero, no refiriéndose a la entrega del beneficio a través de Vales de colación o de convenios con restaurants.

Dicha situación si ha sido solucionada en parte por el SII a través del ya mencionado Oficio N° 1280 de 18.06.2007, al señalar que "Teniendo en cuenta esta definición de colación que alude derechamente al almuerzo o comida principal del trabajador, se puede informar que según se ha interpretado en reiteradas ocasiones por este Servicio, esta alimentación es considerada para efectos tributarios como un gasto general del giro de la empresa, siempre que se trate de un desembolso razonable, teniendo en vista los precios de la plaza".

Teniendo en cuenta dicha aseveración, el organismo fiscalizador señala que el pago de los vales de colación y de convenios con restaurant deben ser considerados como un gasto general, por tanto, a nuestro entender, en dicha situación las sumas no deben ser registradas en las liquidaciones de sueldo, en el libro de remuneraciones ni tampoco formar parte de aquella información que se entrega al Servicio de Impuestos Internos a través de la Declaración Jurada 1887.

Esta misma disposición del SII, señala que al ser un gasto general, se tiene derecho al crédito Fiscal del IVA de acuerdo a las normas del artículo 23 N° 1 del DL 825.